Logotipo de My EKG

Hidroxicloroquina en el Electrocardiograma


La hidroxicloroquina es una 4-aminoquinolina derivada de la cloroquina con actividad inmunosupresora, antiautofágica y antipalúdica 1.

Está indicada en el tratamiento de ataques agudos o profilaxis de la malaria no complicada causada por Plasmodium vivax, P. falciparum, P. ovale y P. malariae y de enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide y el lupus eritematoso sistémico y discoide 2 3.

Efectos de la hidroxicloroquina

  • Interfiere con la función de la vacuola digestiva en los parásitos sensibles de la malaria al aumentar el pH e interferir con la degradación lisosómica de la hemoglobina 2.
  • Inhibe la locomoción de los neutrófilos y la quimiotaxis de los eosinófilos 2.
  • Afecta a las reacciones antígeno-anticuerpo dependientes del complemento 2.

Efectos secundarios de la hidroxicloroquina

La hidroxicloroquina puede provocar efectos secundarios tales como alteraciones gastrointestinales (las más frecuentes, hasta un 12% de los pacietes pueden presentar vómitos, náuseas, diarrea o dolor abdominal), dermatológicas hasta en un 3% de los casos, oftalmológicas (retinopatía, alteración de la acomodación), cardiológicas (ver abajo), hematológicas (mielosupresión, anemia aplásica, granulocitosis, leucopenia, trombocitopenia, porfiria), neurológicas (convulsiones, vértigo, cefalea, fenómenos extrapiramidales) 2 4.

Además puede provocar hipoglucemia e hipopotasemia que pueden llegar a severas, pérdida irreversible de la audición, miopatía y atrofia de los grupos musculares proximales 2 4 5.

Efectos secundarios a nivel cardiaco

Las alteraciones cardíacas más frecuentes provocadas por la hidroxicloroquina son el ensanchamiento del QRS, la prolongación del intervalo QTc, con un aumento del riesgo de torsades de pointes o de arritmias ventriculares.

Este efecto depende de la dosis, sin embargo, el efecto puede variar entre los individuos.

La hidroxicloroquina puede provocar, aunque raramente, una miocardiopatía capaz de desencadenar insuficiencia cardiaca y de ser letal si no se detecta precozmente 2 6.

La miocardiopatía provocada por hidroxicloroquina suele ser restrictiva con aumento del grosor de paredes (hipertrofia biventricular), aunque también se han observado casos de miocardiopatía dilatada con paredes no engrosadas 6.

La miocardiopatía debe sospecharse ante la aparición de disfunción ventricular en un paciente que recibe este medicamento y es motivo suficiente para su suspensión 6.

La hidroxicloroquina también puede provocar otras alteraciones de la conducción como bloqueos de rama, disfunción del nodo sinusal o bloqueos auriculoventriculares 2 3 4.

Prolongación del intervalo QTc con la hidroxicloroquina

La hidroxicloroquina interfiere con la repolarización ventricular por lo que puede prolongar el intervalo QTc. Por tanto debe ser usada con precaución en pacientes con intervalo QT largo congénito o documentada, o con factores de riesgo conocidos para la prolongación del intervalo QT.

La magnitud de la prolongación del intervalo QTc puede aumentar al aumentar las concentraciones del medicamento 2.

Si aparecen signos de arritmia cardíaca durante el tratamiento con hidroxicloroquina, debe suspenderse el tratamiento y realizarse un EKG.

También debe ser usada con precaución durante la administración concomitante con medicamentos que prolongan el intervalo QT, por ejemplo los antiarrítmicos de clase IA y III, antidepresivos tricíclicos, antipsicóticos, entre otros.


Hidroxicloroquina y azitromicina durante COVID-19

Durante la pandemia de COVID-19, Gautret et al demostraron que la hidroxicloroquina es eficaz para eliminar el transporte viral nasofaríngeo del SARS-CoV-2 en pacientes con COVID-19 en menos de seis días, en la mayoría de los pacientes 7.

Además sugierieron un efecto sinérgico de la combinación de hidroxicloroquina y azitromicina.

La azitromicina en sí misma no suele causar una prolongación significativa del intervalo QTc, pero su uso en combinación con la hidroxicloroquina podría teóricamente aumentar el riesgo de torsades de pointes 8.

Dada la limitada experiencia, se aconseja la vigilancia del intervalo QTc al inicio y diariamente durante la duración del tratamiento con hidroxicloroquina, en especial si se administra con azitromicina 8.

También es prudente corregir los trastornos electrolíticos y evitar o reducir al mínimo el uso de otros medicamentos que prolongan el intervalo QTc 8.


Artículos relacionados: Calculadora de QTc, intervalo QT, hipopotasemia en el EKG.

Referencias

  • 1. National Center for Biotechnology Information. PubChem Database. Hydroxychloroquine, CID=3652, https://pubchem.ncbi.nlm.nih.gov/compound/Hydroxychloroquine (accessed on Apr. 9, 2020).
  • 2. Ficha técnica de la Hidroxicloroquina. AEMPS. Spain. [revisado; apr. 9, 20202]. Available in: https://cima.aemps.es/cima/pdfs/ft/84978/FT_84978.pdf.
  • 3. Marquardt K, Albertson TE. Treatment of hydroxychloroquine overdose. J Am Coll Emerg Physicians Open. 2001; 19(5): 420–424. doi: 10.1053/ajem.2001.25774.
  • 4. Rainsford, K.D., Parke, A.L., Clifford-Rashotte, M. et al. Therapy and pharmacological properties of hydroxychloroquine and chloroquine in treatment of systemic lupus erythematosus, rheumatoid arthritis and related diseases. Inflammopharmacol 23, 231–269 (2015). 10.1007/s10787-015-0239-y.
  • 5. Jordan P, Brookes JG, Nikolic G, et al. Hydroxychloroquine Overdose: Toxicokinetics and Management. Clinical Toxicology. 1999; 37:7, 861-864. doi: 10.1081/CLT-100102466.
  • 6. Di Girolamo F, Claver E, Olivé M, et al. Dilated Cardiomyopathy and Hydroxychloroquine-induced Phospholipidosis: From Curvilinear Bodies to Clinical Suspicion. Rev Esp Cardiol. 2018;71(6)491-493 doi: 10.1016/j.recesp.2017.03.006.
  • 7. Gautret et al. Hydroxychloroquine and azithromycin as a treatment of COVID-19: results of an open- label non-randomized clinical trial. 2020 Int J Antimicrob Agents. 2020; 105949. doi: 10.1016/j.ijantimicag.2020.105949.
  • 8. Juurlink DN. Safety considerations with chloroquine, hydroxychloroquine and azithromycin in the management of SARS-CoV-2 infection. CMAJ 2020. doi: 10.1503/cmaj.200528.

Si te ha gustado... Compártelo.