Menu

Ritmo Cardiaco


Este artículo trata sobre el Ritmo Cardiaco en el Electrocardiograma, si no es la información que buscas, puedes visitar el área de Preguntas Frecuentes

Podemos definir el Ritmo Cardiaco como la sucesión de los latidos del corazón. En el caso del Electrocardiograma hablaríamos de la sucesión de complejos QRS en el tiempo que dura el mismo.

El Ritmo Cardiaco habitualmente es regular y con frecuencia cardiaca dentro de la normalidad (entre 60 lpm y 100 lpm), aunque determinadas enfermedades (ver arritmias) pueden provocar que el Ritmo Cardiaco sea irregular, demasiado rápido o demasiado lento.


Ritmo Cardiaco Regular

El primer paso del análisis del Ritmo Cardiaco es determinar si es regular o irregular. Para ello debemos medir la distancia entre R y R (Intervalo RR) de los distintos latidos. Si el Ritmo es regular esta distancia es similar de un latido a otro.

Normalmente podemos estimar si el ritmo cardiaco es regular con sólo mirarlo, pero, en caso de duda, puedes medirlo con un compás o una regla.

Ritmo Cardiaco Irregular

Ritmo Cardiaco Irregular. Nótense los diferentes intervalos RR.


Ritmo Sinusal

El Ritmo Sinusal es el ritmo normal del corazón. Es producido por la estimulación desde el Nodo Sinusal de ambas Aurículas, pasando por el nodo AV y posterior conducción a ventrículos por el Haz de His y ramas siguientes.

Conducción cardiaca y representación en el EKG

Ritmo Sinusal, relación anatómica en el corazón
  • 1- Estimulación Sinusal y despolarización auricular (Onda P)
  • 2- Retraso del estímulo a su paso por el nodo AV (Segmento PR)
  • 3- Despolarización Ventricular (QRS)
  • 4- Repolarización Ventricular (Onda T)

Para determinar si un electrocardiograma está en Ritmo Sinusal debe tener las siguientes características:

  • Onda P positiva en derivaciones inferiores (II, III y aVF) y precordiales de V2 a V6, negativa en aVR, y con frecuencia, isobifásica en V1.
  • Cada Onda P debe ir seguida de un QRS.
  • El intervalo RR debe ser constante.
  • El intervalo PR debe ser igual o mayor de 0,12 segundos.
  • La Frecuencia Cardiaca debe estar entre 60 y 100 latidos por minuto.

Resumiendo: Si presenta una onda P sinusal, seguida siempre de un QRS, con intervalo PR y frecuencia cardiaca normal, podremos informar que el electrocardiograma está en Ritmo Sinusal.


Taquicardia y Bradicardia Sinusal

Cuando la frecuencia cardiaca supera los 100 lpm, la denominamos Taquicardia y cuando es menor de 60 lpm, a denominamos Bradicardia.

Taquicardia Sinusal:

El Electrocardiograma cumple todas las características descritas para el Ritmo Sinusal pero la frecuencia es mayor de 100 lpm.

La Taquicardia Sinusal normalmente no traduce una afectación cardiológica, aparece en personas normales con la actividad física. También aparece secundaria a enfermedades que requieran un mayor consumo de oxígeno del organismo, como infecciones, shock, infarto de miocardio.

Bradicardia Sinusal:

El electrocardiograma cumple todas las características del Ritmo Sinusal pero la frecuencia cardiaca es menor de 60 lpm.

La bradicardia Sinusal no significa siempre patología cardiaca. Es frecuente en los deportistas y en pacientes con tratamiento con fármacos que enlentecen la Frecuencia Cardiaca (Betabloqueantes, Antiarrítmicos).

Cuando la Bradicardia Sinusal presenta frecuencias muy bajas (menores de 40 lpm) o es sintomática (mareos, síncopes o episodios presincopales), sin tratamiento que la justifique, se deberá descartar Enfermedad del Nodo Sinusal u otras bradiarrimias.


Otros tipos de ritmos

Las Arritmias Cardiacas, son trastornos del ritmo cardiaco que, en la mayoría de los casos, difiere del Ritmo Sinusal. A continuación tienes una lista de las más frecuentes. Si deseas más información sobre cualquiera de ellas puedes pulsar en su nombre e ir a la página correspondiente.

Esperamos haberte servido de ayuda en el análisis del Ritmo Cardiaco. Si pulsas abajo, en Siguiente, pasaremos a explicar cómo calcular la Frecuencia Cardiaca en un Electrocardiograma.

Atrás | Siguiente

Subir
Compartir con facebook